ROMA: LA CITTÀ ETERNA

Nos adentramos en la fantástica Roma, la ciudad de la pizza, las vespas, el amore y un enorme legado cultural. Te contamos los sitios imprescindibles que visitar y descubrir. Y como dice la canción “Sole, pizza e amore”.

Roma esta plagada de elementos culturales que se diferencian dependiendo su estilo de arte. Una buena ruta puede ser comenzar por los monumentos emblemáticos que se conservan del arte romano. Il Colosseo, el gran anfiteatro, impresionante la majestuosidad con la que se alza. Se sigue manteniendo desde que comenzaron su obra en el 72 d.c.

Si se accede desde la zona de Termini, se puede ir observando poco a poco desde las calles hasta terminar por verlo entero. Una vez dentro se observa la zona donde se supone que hacían batallas navales y se realizaban los juego que entretenían a la sociedad del vasto Imperio Romano.

Muy cerca de este y desde la parte alta del coliseo podemos observar una parte de il Foro Romano il Arco di Costantino. El foro romano es la zona central donde se realizaba toda la vida de la sociedad así reúne gran cantidad de esculturas y templos que todavía se conservan, además está situado en el monte palatino desde donde se observan unas preciosas vistas de Roma. Un poco más hacia delante encontramos el Circo Massimo y la famosa Bocca della Verità, esta es una antigua máscara de mármol que cuenta con una leyenda: se dice que si mientes al introducir la mano en ella la perderás.

Un poco más lejos de la zona, no podemos olvidar el Panteón, increíble al encontrarlo tras doblar una esquina, sobretodo si se puede pasar de noche sin tanta gente alrededor aunque solo se pueda ver su fachada.

Arte barroco

Muy cerca del Panteón podemos llegar a la Piazza Navona que contiene la Fuente de los Cuatro Ríos,de Bernini. Además es una buena zona para salir de fiesta ya que hay muchas terrazas y clubs. Así nos adentramos en la parte barroca de la ciudad. Roma es afortunada de contar con la obra de Bernini y Borromi. Así las obras de Bernini inundan las calles, museos e iglesias, siendo la más representativa y conocida La Fontana di Trevi. Esta siempre está llena de turistas lanzando las monedas con la mano derecha sobre el hombro izquierdo, la primera de ellas para volver a Roma; la segunda, para encontrar el amor. Las dos estatuas de los lados representan la abundancia y la salud, el del centro se trata de Neptuno, el dios romano del mar.

Otra de las fuentes realizada por Bernini es La Fuente del Tritón, situada en la plaza Barberini en la que se encuentra también el Palacio Barberini. Continuando por la misma zona, hacia Termini de nuevo, está la iglesia San Carlo alle Quattro Fontane realizada por Borromini. Se trata de una pequeña iglesia con gran importancia dentro del arte barroco debido a la combinación de formas utilizadas en su fachada y el sentimiento de movimiento que aporta.

Dejando atrás la zona de la estación, ascendiendo por la Via Sistina finalizamos en otra de las grandes plazas que hay en Roma: Piazza Spagna con la Fontana della Barcaccia y unas enormes escaleras que terminan en la iglesia Trinità dei Monti. En esta escalinata se suelen reunir grupos de jóvenes por las tardes o por las noches para pasar el rato o antes de salir de fiesta. La plaza es bastante grande pero más pequeña que Plaza Navona. En las proximaciones, justo detrás de la iglesia comienza Villa Borghese , un gran jardín de 80 hectáreas, que concentra diversos estilos de arte. Concentra las mejores y menos “explotadas” reliquias de Roma como algunos edificios como il Tempio di Esculapio o il Casino dell’Orologio, la Galleria Borghese que recoge reconocidas obras de arte del renacimiento y barroco como Caravaggio, Rubens, Tiziano y esculturas de Bernini.

El Vaticano

Al otro lado del río Tíber podemos encontrar el otro gran reclamo turístico de la bella ciudad de Roma, el Vaticano. Enmarcado por la Plaza de San Pedro, de forma elíptica y con dos columnatas y el obelisco central de ella, el Vaticano reúne a multitud de personas, tanto ateas como cristianas que ven en busca de la belleza y la grandiosidad que contiene.

La Basílica di San Pietro con el Baldaquino y la estatua de San Pedro a la que los peregrinos se acercan para tocarle el pie no da la posibilidad de acceder a la Cúpula. Para llegar hasta la Capilla Sixtina hay que entrar en los Museos Vaticanos y recorrer todas sus estancias hasta finalizar en la obra de Miguel Ángel.

Si volvemos a descender hacia el sur, siguiendo al lado izquierdo del río encontramos Trastevere, uno de los barrios más pintorescos de Roma de aspecto viejo y desgastado. Los domingos se concentra el gran mercadillo de Porta Portese. Desde allí se puede volver a cruzar el río a través de la Isola Tiberina, la sede de un hospital y una pequeña sinagoga. Así llegaríamos al Ghetto, el barrio de los judíos. Nos quedarían demasiadas cosas que ver, pero podríamos terminar nuestra ruta en el Monumento a Vittorio Emmanuele II, en la Piazza Venezia. Allí esta un gran monumento dedicado a Victor Manuel II y conmemora la unificación nacional de 1870, se completa con el Museo del Palazzo Venezia y Santa Maria in Aracoeli.

Roma nocturna

Las zonas para salir de Roma se concentran en las plazas, donde mayor cantidad de bares y discotecas hay, destacando Plaza Navona y Plaza España, donde acuden la mayor parte de los jóvenes. También la zona de San Lorenzo es muy recurrida por los universitarios al estar La Sapienza, además los precios de los locales son bastante más bajos que en el resto de Roma donde entrar a una discoteca te puede costar entre 5 y 15 euros, con las consumiciones por el mismo precio.

También se recomienda la zona de Testaccio , un monte donde se concentran gran parte de las discotecas y locales con música en vivo. Además se pueden encontrar los novedosos Ristodiscos donde se puede comer y bailar.

Vittorio Emmanuele II

Característico de Italia es encontrarse con el Aperitivi, una especie de aperitivo antes de la cena, o cena como tal, que consiste en pagar una consumición, normalmente un cóctel, aunque también puede ser cerveza o bebidas no alcohólicas y que te da la opción de picotear a modo buffet. La cantidad y la calidad de la comida dependerá del local. En Roma se les llama Happy hour y están repartidos por toda la ciudad en las distintas zonas de fiesta.

Transporte en Roma

Lo primero que se piensa al llegar a Roma es la cantidad de coches y tráfico que hay, es una locura. No se respetan los semáforos ni a los peatones, es muy común encontrarse con pequeños automóviles y muchísimas motos. La mítica  vespa es una de las mejores opciones para ver la ciudad, se pueden alquilar en muchos sitios y te da la oportunidad de ver los mejores monumentos de roma mientras vas conduciendo, con cuidado, por las callejuelas del centro de la ciudad. Sin embargo uno de las formas más fáciles y económicas para transportarte por Roma y que te da muchas facilidades es el autobús y el metro ya que los más célebres monumentos y sitios importantes están concentrados en toda la parte central. Pero sinceramente recomiendo evitar coger el transporte y visitarla a pie, ya que te da la oportunidad de descubrir cualquier pequeña escultura, fuente o edificio maravilloso. Por eso recomendamos encontrar un hotel, albergue o apartamento en el centro de la ciudad.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>